¿Por qué es importante la equidad de género?

¿Por qué es importante la equidad de género?

Autora:Luz Olivia Badillo

Es la hoja de ruta para que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos y obligaciones reales y tangibles, en concordancia con la ley.

Periodista especializada en temas de ciencia desde hace 12 años. Ha escrito para la Academia Mexicana de Ciencias en donde también fue editora de su boletín mensual y ha sido reportera del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Mexicanos y mexicanas somos iguales ante la Ley. Sin embargo, en los hechos, existe una brecha histórica entre hombres y mujeres, que en décadas recientes ha sido evidenciada por la lucha feminista, pero, ¿por qué es importante la equidad de género?

Expertas aseguran que las mujeres siguen siendo discriminadas y que las políticas públicas no han sido efectivas. “Las mujeres somos la mitad de la humanidad y necesitamos estar representadas, que nuestras reflexiones estén dentro de la discusión pública”, dicen.

En el año 1995, la Organización de las Naciones Unidas en la Convención de Beijing reconoció los derechos de las mujeres. Han pasado solamente 26 años.

¿Qué es el género no binario?

¿Por qué es importante la equidad de género? Ellas nos cuentan

Ana Corojan, doctorante en derecho, gobierno y políticas públicas por la Universidad Autónoma de Madrid, diferencia entre esta igualdad formal o jurídica y la igualdad material.

Esta última toma en consideración circunstancias contextuales como género, acceso a educación, entorno social y económico entre las personas.

“La igualdad de género nos dice que hay una igualdad jurídica que indica que ante la ley tenemos los mismos derechos y la equidad de género es la instrumentación desde el Estado de acciones para equiparar las condiciones de unos y otros para que vayamos en la misma línea. Esas acciones tienen que partir de una base de equidad que se puede alcanzar solo si se toman en cuenta las circunstancias de cada persona o sector”.

Fue en los primeros años de este siglo que en México se pusieron en marcha programas y políticas públicas como la aparición de los institutos nacionales de la mujer a nivel estatal y municipal, la publicación de marco jurídico como la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y en 2007 la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

“Estas acciones corresponden a expresiones de equidad de género, acciones complementarias, afirmativas, temporales y compensatorias que reconocen la desigualdad estructural entre mujeres y hombres, pues no hemos recibido ni hemos tenido acceso a los mismos recursos ni a los mismos derechos que los hombres”, explica Raquel Ramírez Salgado, académica del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Si bien la participación de las mujeres en la vida pública ha aumentado, la doctora en comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM comenta que las mujeres seguimos padeciendo discriminación y violencia por el hecho de ser mujeres y el poder todavía está concentrado en las manos de los hombres.

Te puede interesar: Mujeres en puestos de liderazgo y sus historias de cómo lo lograron

Equidad de género, durante las crisis

Dice Ana Corojan que siempre en periodos de crisis de guerras o pandemias es cuando se dan cambios políticos y económicos.

“En las dos Guerras Mundiales hubo un auge del poder de las mujeres, porque el hombre estaba en el frente de batalla. Es cuando se integran a las industrias como mano de obra y a la agricultura. La mujer sale de casa ante la necesidad de hacerse de recursos económicos para sobrevivir”.

La integrante de la Red de Politólogas #NoSinMujeres indica que los logros alcanzados en materia de equidad de género durante los últimos 20 años en materia de derechos humanos y jurídicos se ha visto paralizado por un año debido a la pandemia.

“Esa pausa significa que nos vamos a tardar el doble de años en alcanzar una equidad de género efectiva”.

La pandemia por Covid-19 ha sido especialmente dura para las mujeres mexicanas, pues son las que porcentualmente se vieron más afectadas con la pérdida de sus empleos, las que aún no logran recuperarlos.

Esto debido a que se ampliaron sus responsabilidades en casa para atender a sus hijos, los cuidados a personas discapacitadas y de la tercera edad, las labores del hogar y se enfrentan a situaciones de violencia doméstica.

El panorama

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) reportó en el primer trimestre de este año que 1.6 millones de personas perdieron su empleo, siendo las mujeres las más afectadas con 1.3 millones (84 % del total) y 266,547 hombres (16 %).

Las personas que continúan desempleadas en comparación con el primer trimestre del año pasado son 1.5 millones de mujeres y 604,422 hombres.

Esto significa que ocho de las 10 personas que perdieron su empleo debido a la pandemia son mujeres y que siete de 10 personas que continúan en situación de desempleo, también, son mujeres.

Indicadores de que hay una participación desigual en el mercado laboral mexicano.

Aunado a ello, los feminicidios van en aumento: en promedio, diez mujeres han muerto a diario víctimas de la violencia ejercida por hombres desde el año 2020.

El número telefónico para emergencias 911 reportó de enero a junio del año pasado 132,110 llamadas relacionadas con actos de violencia a mujeres y niñas.

Violencia y justicia, temas prioritarios

Los datos anteriores nos muestran un panorama poco alentador.

Ramírez Salgado observa que entre los grandes pendientes para alcanzar una equidad de género se encuentra la atención, prevención y erradicación de la violencia machista contra las mujeres y las niñas.

Un problema estructural que requiere atención inmediata.

“Es importante, primero tener acceso a la justicia, necesitamos que haya formación pero, sobre todo acción por parte de las personas en el ejercicio público que atiendan las necesidades de las mujeres. Que se genere una cultura de cero tolerancia a ese tipo de violencia”.

Otro tema es la despenalización y legalización del aborto más allá de lo que marca la norma de salud en casos de violación, malformaciones genéticas o que la vida de la mujer en periodo de gestación esté en riesgo pues hasta en esos casos cada vez hay más obstáculos.

“Desde los congresos locales de distintas entidades se han echado a andar acciones que permiten penalizar el aborto, bajo cualquier circunstancia”.

Necesitamos políticas públicas en materia de derechos sexuales y reproductivos y necesitamos políticas públicas educativas y culturales para transformar el pensamiento de hombres y mujeres de raíz, añade.

De poco sirven las políticas y normativas jurídicas que promueven la equidad de género si no se observa que se cumplan para lo cual se requiere de un organismo con presupuesto asignado que se dedique exclusivamente a vigilar que esa implementación sea real, anota Corojan.

“Que haya una perspectiva de género en la agenda política es el gran pendiente en México y América Latina. Tiene que ser transversal y que la bandera no sea solo en las campañas de cara a las elecciones sino que salga de la sociedad civil y que se mantenga gane quien gane”.

Fuente original: https://tecreview.tec.mx/2021/06/14/tendencias/por-que-es-importante-la-equidad-de-genero/

Comparte este contenido tus en las redes sociales

La Plataforma Regional Género y Metodologías es un espacio de comunicación e intercambio cuyo propósito es contribuir a fortalecer los procesos de cambio hacia relaciones de género justas y sostenibles en la región centroamericana. La Plataforma es administrada por Cantera Nicaragua.

Seguinos

Facebook
Twitter
Youtube

Contáctanos

Nos encantaría saber de ti.

Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín. ¡No te pierdas de nada!