¡Mujeres: la primera línea del cuidado!

¡Mujeres: la primera línea del cuidado!

La crisis de salud representa para las mujeres una sobre exigencia invisible, que implica: mantenerse informada, proveer el cuidado, cumplir con los deberes laborales, ayudar con las tareas educativas de sus hijas e hijos, la imposibilidad de parar o tener un espacio para el descanso, entre otras cargas históricamente asociadas a los roles preestablecidos entre hombres y mujeres.

Son las mujeres quienes mayoritariamente asumen el cuidado de la humanidad en los hogares y en el sector salud; por eso queremos compartirles algunas cifras, porque queremos que la indignación que nos causa se convierta en una acción colectiva y que  sea tan grande que llegue a generar un cismo en el sistema capitalista, neoliberal, depredador, violento y feminicida en el que estamos inmersas por las ansias de poder de unos;  y que por fin, las que lideran la primera línea, es decir las mujeres, tengan acceso pleno e integral a su derecho a la salud.

Una, dos y tres jornadas laborales asumen las mujeres en el mundo, situación que se ha agravado con el confinamiento y las medidas de aislamiento; en el mundo las mujeres tienen a su cargo el 76,2% de todas las horas del trabajo NO remunerado, tres veces más que los hombres, y adicionalmente son quienes tienen a su cargo el cuidado de los hijos/as, de las y los adultos mayores dependientes, de las personas con discapacidad o con enfermedades crónicas; grupos de alto riesgo en esta pandemia.

Hoy se habla de que la economía está en receso y desequilibrada y hay que decirlo, el trabajo gratis que las mujeres hacen, la está manteniendo, y como siempre está aportando más de lo que aportan las cuatro empresas más poderosas del mundo juntas, sí, cada año el trabajo no remunerado de la población femenina asciende a los 10.9 billones de dolares

Ahora hablemos del sector salud, el que hoy está haciendo frente a la pandemia mundial más agresiva de los útlimos tiempos, pocas personas saben que las mujeres representan el 67% del personal de salud y que nuevamente son 156.8 millones de mujeres las que están cuidando la vida y la salud de la humanidad.

No somos ciudadanas de segunda categoría, pero así nos tratan. Las mujeres movemos la economía, cuidamos la salud y la vida y hacemos frente a la pandemia que hoy arrasa desde distintos frentes; sin embargo, este sistema desde sus lógicas de poder hegemónicas, coloniales y depredadoras de la VIDA, insiste en desaparecernos, pero aquí estamos, más presentes que nunca, sin nosotras no hay nada.

Para cerrar, agradecemos a todas las mujeres que luchan en las primeras líneas, que irrumpen y hackean el sistema para acompañar a otras, que disputan las lógicas de poder, que generan otros modos de sostenibilidad, que crean resistencias ante la precariedad, que trabajan por la dignificación de la vida y por la garantía de los derechos humanos de todas.

¡Las mujeres enfrentan DOS pandemias!

Las mujeres además de los impactos directos y devastadores del COVID – 19, enfrentan otra pandemia, que sigue estando en la sombra y que no ha tenido la respuesta necesaria, urgente e integral que requiere, estamos hablando de la violencia que históricamente ha recaído sobre las mujeres.

Hablemos en cifras, 3287 mujeres fueron víctimas de feminicido en 15 países de América Latina y el Caribe durante el 2018 cifra alarmante, pero que también presenta un subregistro por la falta de normativas o de la diversa tipificación que cada uno de los países otorgan a este delito; Centroamérica registra los niveles más altos de feminicidios por cada 100.000 habitantes, siendo El Salvador (6.8) quien encabeza la lista y seguido por Honduras (5.1).

En la mayoría de los países de América Latina, 2 de cada 3 feminicidios se producen en contextos de relaciones de pareja o ex pareja y la violencia machista y de género afecta en promedio a una de cada tres mujeres en lo largo de su vida, una realidad subestimada y que la emergencia sanitaria agrava aún más.

Pero, ¿cuáles son estos agravantes?

  • Las mujeres en situaciones de mayor vulnerabilidad y víctimas/sobrevivientes de violencia pueden enfrentar riesgos aún más elevados u obstáculos adicionales para acceder a servicios esenciales que pueden salvar sus vidas o para huir de las situaciones de violencia.
  • El impacto económico de la pandemia, la pérdida de ingresos o de trabajo afecta de manera desproporcionada a las mujeres en el sector informal y puede generar barreras adicionales para alejarse del perpetrador y denunciarlo debido a la dependencia-extorsión  económica.
  • En tiempos de crisis, la explotación sexual y matrimonios forzados suelen incrementarse debido a la falta de recursos para cubrir las necesidades básicas de las familias.
  • Las mujeres migrantes, refugiadas, solicitantes de asilo y retornadas podrían enfrentar mayores riesgos de ser agredidas física, psicológica y sexualmente, debido a la exacerbación de los riesgos, el incremento de la xenofobia, la discriminación, las dificultades de acceso a servicios y la falta de documentación.
  • Las mujeres y niñas con discapacidad enfrentan mayores riesgos de ser víctimas de violencia de género y múltiples formas interseccionales de discriminación, incluyendo el aislamiento social y la pobreza crónica.

Desde la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe – RSMLAC y desde las más de 900 afiliadas en 30 paÍses de la región, exigimos a los gobiernos:

  • Garantizar que las regulaciones de cuarentena contengan excepciones para las mujeres víctimas/sobrevivientes de violencia y sus hijas/hijos.
  • Asegurar que los servicios de atención y respuesta a la violencia contra las mujeres sean de caracter esencial durante la pandemia.
  • Fortalecer la identificación y la atención a la violencia de género por parte del sector de salud.
  • Garantizar que los servicios judiciales prioricen la respuesta a la violencia contra las mujeres y niñas durante y después de la crisis debida al COVID-19, que sigan investigando, procesando y sancionando a los agresores y faciliten el acceso a la justicia a través de mecanismos virtuales y alternativos.
  • Priorizar y reforzar el financiamiento de refugios/albergues/casas de acogida para las mujeres que enfrentan alto riesgo de violencia.
  • Elaborar estrategias de prevención y de respuesta a la ciberviolencia y ciberacoso.
  • Recopilar datos cuantitativos y cualitativos sobre la violencia contra las mujeres y niñas durante la crisis para orientar las soluciones, políticas, medidas de prevención y atención durante y después de la crisis.

#GritoPorLaSaludDeLasMujeres

Fuente original: https://www.reddesalud.org/es/

Comparte este contenido tus en las redes sociales

La Plataforma Regional Género y Metodologías es un espacio de comunicación e intercambio cuyo propósito es contribuir a fortalecer los procesos de cambio hacia relaciones de género justas y sostenibles en la región centroamericana. La Plataforma es administrada por Cantera Nicaragua.

Seguinos

Facebook
Twitter
Youtube

Contáctanos

Nos encantaría saber de ti.

Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín. ¡No te pierdas de nada!