¿Como Era Tener La Regla En El Siglo XIX?

¿Como Era Tener La Regla En El Siglo XIX?

Muchos de nosotros estamos como locos con Bridgerton, la serie de televisión producida por Shonda Rhimes y basada en la serie de novelas de Julia Quinn, que narra la vida privada y social de algunas familias de la alta sociedad inglesa del Londres de la llamada Era Regency a principios del siglo XIX. Los motivos de la “fiebre de Bridgerton” son varios y todos válidos, y por supuesto, el primero de ellos es Regé-Jean Page, por su indescriptible belleza, sensualidad y habilidad, que puede valorar cualquier tipo de espectador. Otro motivo, igualmente compartido y transversal, es el magnifico trabajo realizado en los trajes de época: durante los ocho episodios, se utilizaron 7.500 trajes, todos hechos a mano por un formidable equipo de diseñadores de vestuario liderados por Ellen Mirojnick, la artista neoyorquina a la que le debemos los trajes de The Greatest Showman y Maleficent. Y, de hecho, su visión ya ha dejado su huella en la moda contemporánea y en nuestro imaginario – este carnaval, sin duda, veremos un tumulto de vestidos regencia en colores pastel.

Sin embargo, por emocionante e innovadora que sea, esta serie ha reavivado en muchos de nosotros, y especialmente en la audiencia, sentimientos conflictivos y angustiantes sobre ese período histórico, cuando en nombre del honor, las instituciones y la decencia, las mujeres eran completamente sumisas, y no había lugar para nada que se escapase un poco de las normas culturales y sociales. En este sentido, aunque bellos, los trajes de Bridgerton son, sin embargo, fuertemente simbólicos, así como significativos sobre el conocimiento acerca de la salud reproductiva femenina en ese momento. Con cuidado de evitar spoilers, apuesto a que no fui la única que sintió escalofríos al ver el vientre de una joven embarazada apretado hasta la muerte en un corsé, y entrar en pánico al ver a una joven vestida para una fiesta huyendo en lágrimas por la llegada inesperada del “marqués”, o la sangre menstrual, dispuesta a atravesar las capas de tela y ensuciar el fantástico vestido.

Y de hecho, la segunda visión en particular despertó en mí una curiosidad que no pude responder: ¿cómo se relacionaban las mujeres de esa época con la menstruación, y en el siglo XIX en general? Aunque ya conocemos la época victoriana como una época de fuerte represión y rigidez moral como la de la Regencia. Quería profundizar en el tema con una investigación, y tuve la confirmación de que, en términos de la condición de la mujer y la higiene menstrual, el siglo XIX fue un siglo muy oscuro, en muchos aspectos incluso peor que la Edad Media. El ideal cultural femenino impuso una pureza angelical y una devoción total al rol de esposa y madre, para lo cual prácticamente las niñas y mujeres tenían derechos limitados aun estando casadas, no podían estudiar ni trabajar, y ni siquiera se les aconsejaba leer y escuchar demasiada musica. El conocimiento de la naturaleza y la salud reproductiva femenina era muy deficiente, y el tema se escondía en el silencio porque estaba envuelto en muchos tabúes y supersticiones: se creía que la mujer que menstruaba era impura y por lo tanto que en esos días no podía tener sexo, ni que poseía cualidades paranormales, al igual que la sangre menstrual poseía cualidades afrodisíacas fantasmas.

Como cuenta la escritora Therese Oneill en Unmentionable: The Victorian’s Lady Guide to Sex, Marriage and Manners, sobre las mujeres del siglo XIX pesaba una larga serie de estereotipos de género, cánones y creencias médicas falsas: por ejemplo, si querían casarse (porque, al igual que en Bridgerton, sin marido se perdía una mujer en la mayoría de los casos), no estaban ni demasiado gordos ni demasiado delgados, como hoy. Las jóvenes llegaban a la noche de bodas sin saber nada de su sexualidad ni del acto sexual, es más, ni siquiera se les permitió tocarse los genitales. Entonces la higiene íntima no existía, y la higiene personal también era mala en general: no nos lavábamos durante meses. La limpieza con agua todavía se consideraba un peligro para la salud, además de excesivamente estimulante a nivel sexual, por lo que las mujeres solo podían tomar baños de hielo y esponjas, y en cualquier caso, se decía que solo quienes albergaban pensamientos impuros tenían el pelo sucio.

Otra absurdez, no era necesario tener la menarquia antes de la edad establecida por los médicos: cuando la primera regla llegaba pronto, se consideraba una condición patológica y una desgracia, causa de enfermedad y muerte, y generalmente se creía que era causada por un exceso de estímulos (como ir al teatro, escuchar música o enamorarse). Finalmente, la gestión de esos días era muy complicada. Para detener el flujo, durante gran parte del siglo XIX las mujeres solían sangrar libremente en sus ropas, confiando en la protección de gruesas e impenetrables enaguas, así como en la discreción del hogar: permanecían cerradas en la casa y al final de la historia. Si sufrían sangrados abundantes – entonces parece que el ciclo menstrual femenino era un fenómeno que no era nada regular – o simplemente no podían quedarse en casa, recurrían a las soluciones disponibles en ese momento: piel de oveja, madera y otras. materiales naturales con cualidades absorbentes, esponjas de mar como tampón o, en la mayoría de los casos, trapos de tela, generalmente de lino, que las mujeres introducen en la vagina o sujetan con fuerza entre las piernas, mientras permanecen confinadas en su habitación, esperando que fluya el flujo.

A veces, en ese momento, como leemos en The Diseases of Woman, Their Causes and Cure Familiarly Explained de Frederick Hollick, las mujeres usaban bolsas pequeñas llenas de ceniza o aserrín y alumbre de roca como “gorros” menstruales: pero en caso de urgencia y falta de medios, incluso se les aconsejó que se arreglaran y cerraran los labios mayores con las manos. Hacia finales de siglo, entonces, también surgió una nueva solución, el llamado cinturón de salud, que representaba una versión evolucionada de una costumbre ya extendida, que consistía en fijar una tira de tela a las caderas con una cuerda o una banda. , como leemos en Obstetricia: la ciencia y el arte de Charles Delucena Meigs. La invención, que data de alrededor de 1890, abrió el camino para los productos de salud modernos: como lo fue para muchos aspectos de la vida femenina tanto privada como social, que fueron sembrados en el oscuro siglo XIX y luego explotaron en la liberación del siglo XX. Y de hecho, los primeros productos menstruales nacieron en la rígida época victoriana, como también informa la web del fantástico Science Museum de Londres. El citado cinturón sanitario consistía en un sencillo dispositivo con tiras elásticas diseñado para sostener un trozo de tela doblado o una pequeña toalla, que se sujetaba al cinturón con clips.

Mientras tanto, como informa la BBC, las primeras toallas sanitarias desechables se comercializaron en los Estados Unidos: eran conocidas como toallas sanitarias de Lister y fueron fabricadas y comercializadas por Johnson & Johnson. También al mismo tiempo en la historia, también aparecieron en el mercado estadounidense equivalentes de fabricación alemana, fabricados por un tal Hartman, a quien podemos definir como el primer fabricante multinacional de higiene menstrual. Ambos modelos aparecerían en Harrods, Londres, en 1895, pero inicialmente, ninguna de estas soluciones tuvo mucho impacto en los consumidores: parece que a la mayoría de ellos les resultó incluso más barato, más cómodo o menos embarazoso producir sus propias toallas sanitarias. , con los materiales que tenían a su disposición. El verdadero punto de inflexión en la tecnología y los hábitos tuvo lugar en el siglo XX.

En definitiva, aunque esta reconstrucción no es exhaustiva, dada la dificultad de encontrar información sobre el tema, sin duda es suficiente para agradecer la suerte de haber nacido en esta época, y volver a admirar los magníficos trajes de Bridgerton, cuyos protagonistas, casi bajo todos los puntos de vista, no debemos envidiar ni un poco.

Fuente original: https://freedamedia.es/2021/02/12/como-era-tener-la-regla-en-el-siglo-xix/?fbclid=IwAR2hAOESfOoMNBIInFiDVHHT5P_7dyqDmG_k7wkbBBJkbs3Ov2SJS6WI1eE

Comparte este contenido tus en las redes sociales

La Plataforma Regional Género y Metodologías es un espacio de comunicación e intercambio cuyo propósito es contribuir a fortalecer los procesos de cambio hacia relaciones de género justas y sostenibles en la región centroamericana. La Plataforma es administrada por Cantera Nicaragua.

Seguinos

Facebook
Twitter
Youtube

Contáctanos

Nos encantaría saber de ti.

Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín. ¡No te pierdas de nada!